Cosas de dioses

Olimpo2Per Montserrat Baduell Latorre

ALLÁ POR EL OLIMPO

Zeus, el jefazo de todos los dioses del Partenón, estaba sentado en su trono celestial mientras miraba displicente cómo los humanos luchaban todos los días de sus vulgares existencias.  Mientras, su consorte Hera, que, como siempre, intentaba hacerle la vida imposible a algún mortal, lo observaba entre divertida y extrañada.

– ¿Qué haces, querido? – le preguntó mientras se atusaba su larga melena.

– Nada, ¡oh dulce Hera! Simplemente observo a estos mortales. Míralos. Siempre corriendo, de acá para allá, enfurruñados y taciturnos. Si yo pudiera descender a la tierra, aprovecharía para ir a todos esos sitios divertidos que se anuncian por ahí. Mira todos esos letreros luminosos que atrapan y seducen. ¡Qué daría yo por estar tan solo un día allí abajo! Sigue leyendo

EL FILANDÓN

No recordaba un amanecer tan perfecto, se asomó soñolienta a la puerta abierta que daba acceso al patio frente al monte Pajariel  la mañana no era demasiado fría pero una fina brisa la obligó a ajustarse la bata. Inspiró profundamente para llenar sus pulmones de aromas a rocío y a verde, el oxígeno que en la ciudad le faltaba.

Un sonido surgido de entre los matorrales la distrajo, parecían pisadas en la hierba. Su mirada concentrada en el paisaje se perdía en el montículo  de maleza, durante un instante le pareció distinguir agazapado a un cuadrúpedo de pelo oscuro frente a ella aunque no podía estar segura del todo. Sigue leyendo

El mensaje me hace sonreir.

cartas y sobresmojito-1

Por: Daniel Lerma Vilanova

 

¡Ay! Guillermo ¿Qué nos ha pasado?, exclamaba para mí, mientras paseaba Ramblas abajo. Mis pensamientos estaban en otro lugar e inevitablemente, me fui sumergiendo en ellos con un diálogo interno y penoso totalmente ajeno al ambiente ajetreado de Barcelona, mi ciudad.

<<Aquella mañana habíamos vuelto a discutir, siempre por su familia, ¡una pena! Su hermana había salido a relucir otra vez. Ella estaba empeñada en que la cuidáramos, y, desde el mismo instante que la conocí, me lo hizo saber>>

Aún tengo fresca en mí memoria aquél día en que me presentó a su madre, (ya viuda), y a su hermana, (que era a la sazón, toda la familia que él tenía). Los tres vivían en un piso de su propiedad con cuatro habitaciones y dos baños.

No tardé en darme cuenta de que, la que iba a ser mi cuñada, era un parásito de la sociedad. Había sido mimada en exceso por su padre y por lo visto nunca la dejó crecer. El primer trabajo que tuvo la “niña” fue de oficinista escribiendo informes a máquina y le duró solo un día, le dijo a su padre, llorando, que le dolía mucho la espalda y al día siguiente ya no volvió. Sigue leyendo

TITULARES

 

POR.- Daniel Lerma

Todos los medios de comunicación españoles informan que:

<<La fuga de votantes del partido en el gobierno (PP), hacia la formación naranja (C’s), ya es una realidad, lo que está causando muchos dolores de cabeza a la primera formación>>.

—Han acabado con el stock de paracetamol, en las farmacias de todo el estado español—ha comentado un conocido político, que no ha querido dar su nombre a conocer.

La Revista mensual Bomberos de Barcelona, informa que han recibido un aviso del Ayuntamiento de Barcelona, que dice así:

<<Os informamos que hemos contratado a parte de la judicatura como refuerzo de la plantilla de bomberos de Barcelona>>.

Este grupo de jueces vienen con buenas referencias desde el gobierno de Madrid. —<< Hemos utilizado a estos jueces como apagafuegos del Procés Catalán y han funcionado a las mil maravillas>>— dicen altos funcionarios.

Al parecer, los de Madrid no han captado la ironía de la alcaldesa Colau. Sigue leyendo

CONVERSACIONES CON UNOS CANTOS RODADOS. UNA PARANOIA.

POR; DANIEL LERMA VILANOVA.

Yo, no supe lo que significaba la palabra:<<APATÍA>>, hasta que la empecé a oír repetidas veces, al final de mi infancia, entrando ya en mi adolescencia, y todas, refiriéndose a mí.

Mi infancia transcurrió sin ningún interés por mi parte, no había nada que pudiera llamarme la atención y todo me parecía una solemne tontería y falsedad. Por eso, la mayor parte del tiempo, aconteció en un lugar donde solo cabíamos cuatro; yo, mis circunstancias, mi imaginación y mi bisabuela, que con sus cuentos e historias me llevaban a esos mundos imaginarios y fantásticos mucho mejores que la realidad.

Solo había una cosa que me hacía salir de mi abstracción; la zapatilla voladora de mi madre, que te alcanzaba aunque te escondieras en otra habitación. Eso sí que me hacía volver al presente.

No me gustaba nada de lo que me rodeaba; mi familia, mis vecinos, las ratas, las Sigue leyendo