Isla convivencia

Mi seudónimo me sugiere:

Libertad, justicia, equidad, solidaridad, ética, paz, valentía, coraje, tolerancia, respeto, superación, honestidad, motivación, cortesía, responsabilidad, dignidad y mucha decisión.

No soy Daniel Lerma Vilanova, ni él tampoco lo era. Bajo este seudónimo o falsa identidad tuvo que esconderse aquél, de quién aprendí el conjunto de valores arriba expuesto.

Le quitaron la libertad y la paz. No le hicieron justicia. Le faltaron al respeto. Fueron descorteses, intolerantes y deshonestos. No fueron equitativos con él. Pero no le quitaron ni la valentía, ni el coraje ni la dignidad.

Desde chico me impregnaron de estos valores, hasta el punto de sentirme diferente a todos. Todo el mundo me decía; – “que niño más maduro y responsable”- , aunque otros también decían; – ” a este niño le tomarán el pelo más de una vez”- .

Decían que vivía en un mundo irreal, que esa forma de pensar era utópica. Tenía una idea romántica de la vida.

Solidaridad.

Con seis o siete años de edad, compartía mi bocadillo con niños que no tenían para comer.

Cortesía.

Tenía ocho años y ya cedía el asiento a personas mayores que yo en el metro.

Honestidad.

Si alguien dudaba de mi palabra, me indignaba sobremanera, yo nunca mentía, pero tampoco era un delator.

Respeto.

Tuve mucho éxito con las niñas de mi calle, mi madre siempre me recalcaba que tuviera mucho respeto y delicadeza con las niñas, y lo hice cuando jugábamos a médicos, las curaba por imposición de manos y alguna que otra inyección y todo esto gratis lo pasábamos muy bien ellas y yo.

Responsabilidad y libertad.

Cuidaba de mi bisabuela cuando regresaba del colegio y la defendía cuando la trataban de borrachina, (todo porque bebía una copita de cazalla de vez en cuando), yo creía que no era para tanto.

-Yoito- , me decía. -ve a ca l´emilio y que te de diez reales de cazalla (aguardiente), si te dice algo el Sr. Emilio  dile que es para lavarme los ojos-, y yo obediente lo hacía aunque supiera que no era para eso.

-¡Abuela no abuse!, porque si abusa, no iré más a comprarle la cazalla, a mi me riñen también-, Le decía.

Motivación, tolerancia y coraje.

Con doce años me invitaron a un campamento en La Molina  y gracias a mis dotes de mando me hicieron jefe  de tienda. Éramos un total de 12 tiendas de campaña ocupadas por 5 o 6 niños, cada uno de diferentes nacionalidades.

En esa acampada que duró una semana, pude desarrollar cada uno de los valores adquiridos de mi guía y maestro Daniel Lerma Vilanova, siendo premiado y galardonado por unanimidad por el grupo organizador. Ganamos casi todas las pruebas que consistían en:

Orientación en caminatas por la montaña, disciplina, aseo, pruebas de natación y salto de obstáculos y sobre todo la entrega y sacrificio que debíamos demostrar como grupo.

Un día uno de mis compañeros de tienda se torció el tobillo y me lo cargué a la espalda durante unos cuántos Km. Eso nos proporcionó muchos puntos.

Dignidad.

En mi casa éramos pobres y la ropa se aprovechaba de un hermano para otro. Llevábamos la ropa remendada pero limpia. Nos lavábamos con agua fría y jabón lagarto pero la cabeza la llevábamos bien alta, peinada con raya al lado y onda.

Para mí fueron muy importantes las historias que me contó este personaje, que en la ficción se hacía llamar Daniel Lerma Vilanova. También influyó la dulzura mezclada con mucha picardía con la que me trataba mi bisabuela. Recuerdo cuando me sentaba en su regazo y me explicaba aquellos cuentos fantásticos cambiando las voces, ¡uf, algunos daban miedo!

De pequeño asociaba las batallitas que me contaba Daniel, con las historias que leía en el Tbo. (Antes se le llamaba así, ahora es cómic), protagonizadas por el Capitán Trueno.

Esas historias del libro real de la vida plagadas de sufrimientos y penalidades, pero enfrentadas y superadas con arrojo, valentía, honestidad y justicia, dieron forma y ayudaron a fortalecer mi carácter y personalidad.

crispinYo no era el Capitán, claro, el capitán era Daniel. Yo como máximo era Crispín, el fiel escudero y aprendiz de caballero. Para mí era lo mismo Daniel Lerma y El Capitán Trueno, estaban hechos del mismo material e impregnados por los mismos valores.

No quiero contar más cosas porque llenaría cientos de páginas y lo que quiero es hablar de seudónimos, aunque más bien hablaré del espíritu del seudónimo. Creo que bajo un seudónimo nos amparamos y protegemos en el anonimato, nos desdoblamos y mimetizamos sin ningún tipo de rubor. ¿O si?

Anoche tuve un sueño y me convertí en él, en El Capitán Trueno y convertí mi aventura en la vuestra porque creo en la solidaridad y en el compromiso.

-Si os gusta mi sueño, ¿cuento con vuestra participación?-.

Esta es mi historia, vuestra historia.

(Imaginaos que estáis viéndola en viñetas).

Personajes que intervienen:

Daniel Lerma Vilanova (creador del Código Isla Convivencia) como: el Capitán Trueno.

nobleHombre de acción, valiente decidido, magnánimo, experto en estrategia militar, domina las artes marciales, sabe varios idiomas, conocimientos de medicina, conoce las propiedades de las plantas curativas y lo más importante sabe pilotar barcos e interpretar las cartas de navegación y conoce las rutas marinas. Heredero del Código Isla Convivencia. Misión rescatar y recoger inmigrantes y refugiados en medio del mar. Huidos o desplazados de sus hogares por la barbarie de la guerra tendrán cabida en Isla Convivencia.

Mar González como: Mencía Marengo

Organizadora social, sabe tomar decisiones justas. Es implacable en las ejecuciones de los veredictos podría ser una buena jueza. Aplicará normas de convivencia para los nuevos venidos, siempre en base a nuestros códigos éticos y morales, el Código Isla convivencia. Organizará una biblioteca y creará un teatro. Coordinará todo el equipo de Isla Convivencia.

Beatriz Olmos como: Beatriche Holmes

Profesora y coordinadora de todos los programas destinados a los niños. Sabe cuatro idiomas entre ellos el árabe. Mucha sensibilidad hacia niños con problemas sabe motivarlos. Es disciplinada. Se ocupará de la enseñanza. Junto a Mar cooperarán en la organización de Isla Convivencia. Tratará a adultos analfabetos.

Cristina Pino como: Mariposas de Cris

Coordinadora de todo el sistema informático. Publicitará todo el campo con banners o carteles muy sugestivos y motivadores. Orientará a madres solteras con problemas de autoestima, inculcándoles una mejor educación. Será la encargada de potenciar y enseñar a este colectivo en comportamientos cívicos, respeto y reconocimiento de las cualidades del individuo. Creará un equipo, que en el futuro colaborará con nosotros para recuperar mujeres que han sido maltratadas en su largo camino hacia la libertad. Esta enseñanza estará libre de tendencias religiosas y/o políticas. Junto a Mar y Bea serán las coordinadoras de Isla Convivencia.

Pedro Catalán como: Peter Catalán

Conocimientos en comunicación informática, mecánico-electricista, albañilería, idiomas, artes marciales, buena psicología del comportamiento humano, buen comunicador social,  valiente decidido y con gran determinismo en sus acciones. Misión colaborar con el Capitán Trueno recogiendo inmigrantes y refugiados del medio del mar o dónde sea.

Olga Martín como:

Conocimientos de medicina, artes marciales, cocinera, carnet de 1ª, lo mismo te conduce una moto como un tráiler, profesora de educación física. Será la encargada de hacer la primera ficha de las mujeres que hayan sido maltratadas en su largo peregrinaje hacia la libertad. Misión colaborar con Peter y Capitán Trueno.

Assun como: Providencia Soler

Psicóloga, psicoanalista, psicopedagoga, políglota domina seis idiomas entre ellos el árabe, se encargará de entrevistar a los inmigrantes y clasificarlos, mediante el Código Isla Convivencia. Será la encargada junto a Carme y Gisella de dirigir el hospital. Hará un listado según cualidades del individuo para su posible encaje en nuestra isla. Comprometida con la sociedad quiere un mundo mejor.

Carme Gómez como: Alexandre

Doctora en medicina natural, conoce las propiedades de las plantas medicinales. Dirigirá el laboratorio. Supervisará y controlará todo lo relacionado con enfermedades víricas. Creará una oficina de orientación sexual. Ordenará las vacunaciones tanto en niños como en adultos. Instruirá a los inmigrantes más idóneos para ser colaboradores en el hospital. Dirigirá el hospital junto a Asun y Gisella.

Isabel Penelas:

Llevará la contabilidad de toda la isla y será la encargada de contactar con proveedores. Creará una escuela de cocina y preparará a los posibles cocineros, as. También junto a Carme, Gisella y organizarán el tema agrario.

Gisella como: Siana

Será la encargada de preparar y distribuir las tierras en parcelas para convertirlas en huertos. Creará una escuela de futuros artistas. Colaborará junto a Carme, Isabel y Asun.

Todos colaborarán en la edificación de la isla y prepararán las tierras para que den sus frutos. Y una vez hecho esto, el Capitán, Peter, Olga, Asun, Bea y Carme navegarán en su barco rebautizado Esperanza hacia el Mar Mediterráneo a rescatar inmigrantes y refugiados que quieren escapar del horror de la barbarie para empezar una nueva vida.

Y los, las……  que se quieran añadir

Los Escenarios:                                                                                                                         Naciones Unidas, Nueva York.                                                                                       Mar mediterráneo. Isla Convivencia.                                                                               El barco.

Ante la grave situación mundial, el Capitán Trueno decide dar un paso llevado de su espíritu  aventurero y decidido. La empresa que quiere realizar dará sentido a su vida.

Aplicar los valores morales y éticos como la justicia, la solidaridad, la equidad, la tolerancia y la libertad en todo el mundo serán su cometido.

Su primera acción fue registrar en Naciones Unidas una isla de acogida, un pedazo de tierra del tamaño de Mallorca, y que no pertenece a ningún país, porque emergió del mar tras un violento seísmo y no está pegada a ningún continente.

Su segunda acción rodearse de colaboradores que encarnen esos valores, cada uno tendrá su misión pero todas coordinadas.

barcoSu tercera acción fue hacerse con un barco, Naciones unidas  facilitó un buque y alimentos para 7 u 8 días lo suficientemente grande para transportar y alimentar a 8000 personas. Al barco lo volvieron a bautizar llamándole Esperanza, su nombre anterior Exodus.

Después de una larga e intensa negociación se distribuyeron las tareas que cada uno debía realizar. Eso debería ser siempre así, las decisiones se tomarían por consenso y en asamblea, pero siempre teniendo en cuenta las capacidades que cada uno tuviese para desempeñar tal o cual tarea. Y para ello se imponía sinceridad, mucha sinceridad y confianza mucha confianza entre ellos. Los códigos los teníamos fijados en nuestro A.D.N. no cabía error ninguno, ni envidias, ni celos… ¡ni ostias!

El Capitán Trueno y sus colaboradores construyeron en la isla, viviendas de madera con espacios suficientes alrededor de ellas para cultivar y sembrar la tierra, excavaron pozos para disponer de agua y herramientas suficientes para extraerla como bombas de agua, depósitos de agua o aljibes dónde recogeríamos el agua de lluvia. Una emisora potente para comunicarnos con el exterior. Un lugar techado dónde celebrar las asambleas y un hospital. Una carpintería. Talleres varios. Almacenes y algunos animales de granja  como gallinas, pollos, también mascotas, perros, gatos, después veríamos algo más.

Íbamos a crear un mundo mejor, más tolerante y justo, más solidario y libre.

Mar, Isabel, Cris, Giselle, se quedaron en el campamento, mientras el Capitán Trueno, Peter,  Bea, Olga y Carme zarparon hacía el Mediterráneo disponían de material tecnológico, radares,  para detectar las balsas de inmigrantes procedentes de la zona de guerra y material e instrumentos médicos y quirúrgicos suficientes para una emergencia.

En la isla, se turnan en la emisora para contactar con el buque Esperanza, mientras los demás trabajan a marchas forzadas para preparar los barracones e instalar a los huidos de las zonas de guerra.

1º día sin los que zarparon.

Cris.- ¿Mar se sabe algo de ellos?

Mar.- Si, han rescatado cerca de Malta una embarcación con 64 personas a bordo, completamente deshidratados y ateridos de frío.

Gisella.- ¿Algún niño entre ellos?

Mar.- Si cuatro y dos embarazadas. Al acercarse a ellos quisieron subir todos a un tiempo y volcaron la embarcación, se ahogaron tres, entre ellos un niño de 6 años que se lo tragó el mar, no pudieron hacer nada por ellos. Una de las embarazadas dio a luz a bordo una preciosa niña, la llamaron Carme pues fue ella la que la atendió en el parto. Fue todo bien la madre y la niña se encontraban bastante bien, cansadas pero bien.

Isabel.- ¡Maldita guerra!, siempre pagan los más vulnerables. ¿Los nuestros están bien?

Mar.- Todos excepto Peter que al lanzarse al agua para salvar a los que habían caído al agua, se golpeó en la cabeza  con el lateral de la embarcación, quedando inconsciente unos segundos, fueron Olga y Bea que lograron sacarlo del agua, estuve hablando un rato con él y está recuperado. El resto de rescatados han sido instalados en camarotes y después de darles una bebida caliente se les está haciendo un revisión médica, de ello se encargan Carme, Olga, Bea y el Capitán.

Cris.- ¿Y ahora hacia dónde se dirigían?

Mar.- Se dirigían hacia Creta, el radar les avisaba de movimientos de naves por esa zona.

2º día. (Giselle de guardia en la emisora.)

Isabel.- ¿Ha habido novedades Giselle?

Giselle.- Han rescatado cuatro embarcaciones con unas 60 personas a bordo cada una de ellas. Dos de ellas se habían quedado sin las hélices del motor, al rozar con los arrecifes de las Cícladas (grupo de islas en círculo cerca de Asia menor). Según el Capitán ha habido una auténtica catástrofe, cuerpos destrozados por las aristas de las rocas.

Isabel.- ¿Muchos muertos?

Giselle.- De las 230 personas, solo han podido salvar 150.

3º día. (Cris de guardia.)

Mar. – Cris, ¿Cómo ha ido, alguna novedad de los “compis”?

Cris. – Rescataron a 120 personas, cerca de Santorini, y por lo visto entre ellas había uno perteneciente a las mafias que operan por las costa de Siria, y lo pillaron haciendo señales, a otros piratas mafiosos amigos de él, con el propósito de abordar el Esperanza y hacerse con él y pedir un rescate.

Mar. – ¿Y qué pasó al final algún herido?

Isabel. – ¡Cabrones, no tienen bastante con aprovecharse de ellos, cobrándoles una pasta gansa,  que después los quieren secuestrar o tirar por la borda, vete a saber que hubieron hecho esos desalmados!

Cris. – El Capitán y Peter, redujeron al pirata y lo encerraron en un camarote-cárcel, después esperaron a que subieran los otros preparándoles una emboscada, ningún herido. Tuvieron la ayuda de algunos inmigrantes

Giselle.- ¿Pero y que han hecho de estos piratas? es una preocupación añadida.

Cris.- Los entregaron a la policía griega en Creta.

ISLA CONVIVENCIADespués de muchos viajes Isla Convivencia se pobló llegando a ser una auténtica ciudad con sus calles, escuelas, hospitales, talleres artesanales de todo tipo, locales al aire libre donde la gente se reunía y hablaban de todo respetándose. Pero nunca se llegaba a las manos por pensar de diferente manera. Había alternancia en jueces, nunca se perpetuaban en el cargo.

De acuerdo que algunos siguieron su camino hacia otros lugares del mundo para encontrarse con sus familias. Pero después volvieron todos juntos a nuestra isla porque les gustó todo y podían ser libres. Otros se quedaron y ayudaron al desarrollo de una sociedad más justa basada en nuestro famoso y sencillo código.

Han pasado 20 años desde que los seudónimos implantaron el Código Isla Convivencia. Nuestro modelo ha traspasado fronteras.

Supimos aplicar en nuestra, isla las filosofías y enseñanzas de grandes pensadores y hombres de bien reales o ficticios, sin necesidad de abducir intelectualmente, someter, matar, crucificar. Las únicas reglas que tuvimos se aplicaron pensando en el bien común. Aprendimos que ni la religión, ni la raza, ni el dinero tienen que estar por encima del bien común.

Somos exportadores de nuestro sistema basado en aquellos valores que emana del espíritu encarnado e inspirado en el seudónimo Daniel Lerma Vilanova.

Aunque han quedado algunos capítulos por escribir, me contento con estos para no cansaros.

Agradecimientos a:

Mar, Bea, Cris, Peter, Olga, Asun, Gisella, Isabel, Carme, y el resto del grupo de Club Creacció por su implicación en mi inspiración.

 

Anuncios

Un comentario en “Isla convivencia

  1. ¡Felicidades, Joel! Cómo has podido escribir todo esto? ¡Es muy original! ¡Tienes que contarnos cómo fue el proceso creativo! Me alegro de que todo lo que pasa en el Club te inspire 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s