Cocina tradicional

Cada vez que coloco la olla exprés sobre el fuego, recuerdo aquel día en que fui atacada por ella y tuve que salir corriendo a urgencias. Quemaduras de segundo grado en mano derecha y cuello. Nada que no curase una buena crema y nada de sol durante el verano.

Bueno, ahora de nuevo coloco el artilugio sobre el fuego… y me alejo…

Me ha indicado mil veces él como debo de hacerlo, posición uno, esperar que comience a soltar presión, apagar el fuego… ¿o seguir cocinando?… siempre se me olvida.

Así que cuando escuche el silbido iré a la cocina a bajar el fuego y a programar el reloj con el tiempo de cocción. La verdad es que en una ocasión tuve que tirar la dichosa olla, se me olvidó ponerle agua… y claro después de oler un buen rato a quemado, y pensando que sería mi vecina… ¡menuda cocina me encontré¡. Sin comentarios.

Ya me han dicho en repetidas ocasiones que lo que tengo que hacer es leerme el manual de instrucciones… pero me gusta la aventura.

Hoy he colocado las patatas y la coliflor, junto con el agua y la sal. La comida.

Mientras espero que suene me entretengo por el piso haciendo mis cosas, mirando el correo, llamando a una amiga, bajando a comprar el pan.

A mi regreso ya escucho el sonido de la olla exprés y entro en la cocina…

. ¡Que raro el vapor sale de color azul¡

. No pensaba yo que la coliflor daba ese tono de color al agua. Además que huele muy raro, y mira que ya es especial el olor de la verdura en cuestión….

. Sorpresa¡¡¡¡

. Sobre la mesa de la cocina se aparece un genio¡

. Estoy alucinando, y eso que he tomado una coca light y un bocadillo para desayunar…

. Y me habla sin mover los labios. Encima el genio tiene telepatía…

. Que le pida tres deseos.

. Allí lo he dejado, he cogido la de Villa Diego.. a correr¡¡¡ Que soy de Sant Boi, y que ya sabemos que hay mas tocados del ala fuera que dentro… no tengo yo ganas de engrosar la lista de “locos de atar”.

Mi hijo hoy me ha encontrado en la puerta de casa, con cara de pocos amigos.

. Tinc gana¡, me dice…siempre me canta la misma canción…

¿Qué hago subo a casa o me lo llevo al McDonald’s hoy a comer?.

Me decanto por la segunda opción, él contento y yo con cara de susto… Espero que al regresar, el vapor y el genio se hayan evaporado.

La próxima vez que tenga que hacer verdura o cualquier otra comida al vapor, será de forma tradicional… tiraré la olla exprés y retomare la cocina clásica.

M. Isabel Penelas

Anuncios

2 comentarios en “Cocina tradicional

  1. ¡Por eso yo no cocino!

    Texto real como la vida misma pero aderezado con unas líneas de locura (pasajera, menos mal)
    Un relato ágil, dinámico, divertido ….. como su autora.

    Me gusta

  2. Me encanta el sentido del humor y la imaginación que has puesto en el texto. Me lo he pasado muy bien leyéndolo y pensando como resolverías el entresijo, yo también me hubiera decantado por la segunda opción.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s